Nataraj Express

Journey to the Self


Leave a comment

Luna Llena en Libra 31-03-2018

Arte: ‘Filosofía’ por Gustav Klimt

El último día de marzo nos trae una Luna Azul, la segunda luna llena en un mismo mes del calendario. Este fenómeno es el segundo que ocurre este año, ya que hubo dos lunas llenas en enero, y ahora dos en marzo, y no volverá a ocurrir hasta Octubre 2020. Aunque cada momento de esta existencia sea único y contenga su propia magia, me gusta cuando ocurren cosas fuera de lo común que nos obligan a parar, a redescubrir pausadamente el porqué de todo.

La Luna Llena en Libra el 31 de marzo nos habla de cómo mantener nuestra integridad y calma en medio de un mar de confusión, tanto externo como interno. Todo a nuestro alrededor nos obliga a despertar a la realidad de que la vida nunca es cómo a uno le gustaría, sino que es como es, un gran cúmulo de causas y consecuencias, de continuadas causalidades entrelazadas en una eterna espiral, y que lo único que podemos hacer es aprender a cambiar nuestra perspectiva para navegar las aguas del aprendizaje humano.


El enfoque de la Luna en Libra serán las relaciones que tenemos individual y colectivamente con los temas del equilibrio y la justicia, sobre cómo mantener nuestra esencia única y a la vez formar parte de un todo común, sobre cómo darnos permiso para ser felices cada uno y a la vez caminar juntos por el bien común.


Podemos encontrar métodos que nos sirvan individualmente para sentirnos enraizados cuando los vientos soplan desestabilizándonos desde todos los ángulos. Los planetas nos cuentan una historia sobre la re-evaluación, sobre volver a observar y analizar de manera honesta dónde nos encontramos en nuestras vidas. Mercurio sigue en su retrogradación haciéndonos enfocar nuestros pensamientos hacia el repaso de nuestra vida profesional, o al menos, de aquello que hacemos de manera externa hacia el mundo. ¿Qué estamos dando de nosotros mismos? También nos obliga a mirar hacia adentro, siempre, de dónde sacamos la pasión y la fuerza, esa llama interna que nos guía en nuestras decisiones.


Puede que notemos que nos vienen recuerdos de momentos pasados de nuestras vidas. Recuerdos olvidados, que nuestro subconsciente ha arropado durante todos estos años porque puede que no estuviéramos preparados para enfrentarlos aún. Puede que nos vengan sensaciones de culpa o arrepentimiento, de sentir que con lo que sabemos ahora no hubiéramos actuado o pensado de alguna otra manera que sí hicimos.


Pero he aquí la cuestión; actuamos siempre desde donde nos encontramos en el momento presente. Y ese momento presente está formado por los infinitos “yoes” que hemos sido, por todas las experiencias que hemos vivido, por todas las personas que nos hemos encontrado por el camino, por todas las lágrimas que dejamos caer y por todas las risas y momentos maravillosos que hemos disfrutado.


No podemos volver al pasado para cambiar nada, pero sí podemos observar el pasado desde la perspectiva presente y perdonar si queremos, aprender en todo caso de nuestros errores, y sanar heridas que no habían cicatrizado del todo, o que ni sabíamos que teníamos. Es muy liberador el proceso de observar el por qué actuamos de cierta manera y ver cómo patrones de conducta se han calcificado en nuestros seres porque no queríamos prestarles atención. Una vez encendemos la chispa, la oscuridad comienza a disiparse, y las Sombras comienzan su andadura. Es aquí donde el mayor potencial se encuentra, en la seguridad de que en el equilibrio entre la luz y la oscuridad siempre habrá sombra, y es a través de esta aceptación que la Sombra se convierte en maestra, en amiga, en compañera, en espejo inseparable del reflejo de nuestra alma.


Soltemos aquello que no nos deja encontrar el equilibro, que sólo nos hace ver el mundo en blanco y negro, aquello que nos limita a estar siempre entre las líneas que otra persona u otras circunstancias han pintado. ¿Hasta cuándo vamos a dejar que nuestras vidas sean manipuladas por otros? A veces somos manipulados y ni lo sabemos. A veces, nuestras memorias, recuerdos, patrones, creencias limitantes nos manipulan a nosotros mismos. El mayor enemigo de cada uno de nosotros es una mente que nada en la ignorancia, que no quiere ver, que se esconde de nuestra verdad…


La ignorancia. Para mí el mayor mal es no ver con claridad. Si no vemos las cosas cómo son nos dejamos llevar por cómo creemos que son, y nuestra mente y nuestro ego saben muy bien cómo mantenernos entretenidos para no “morir” y cesar su identidad. No estamos aquí para eliminar nada de nosotros mismos. El Ego es necesario para funcionar en el mundo, y es útil si somos Nosotros los que lo manejamos. Estamos aquí para ver, observar y aprender, y al fin y al cabo, para vivir nuestra propia vida tomando las decisiones desde nosotros mismos. ¿Dónde está tu poder? ¿En manos de quién?


Comencemos tomando consciencia de porqué hacemos las cosas cómo las hacemos, y a través de observar esto encontraremos que muchas veces actuamos con el piloto automático encendido. Una vez nos pillemos en el acto, sabemos que podemos hacerlo, y cada vez será más sencillo eliminar la automaticidad para convertir cada acto, pensamiento, y reacción en un acto consciente y en concordancia con nuestro Ser.


Nadie va a venir a salvarnos. Pero nosotros mismos tenemos el poder suficiente para cambiar la manera en la que vemos el mundo, nuestro pasado, nuestras experiencias, nuestras circunstancias, y por tanto tenemos el poder para cambiar nuestro futuro desde la aceptación de los actos y pensamientos presentes. Qué maravilloso tener este poder, cada uno de nosotros. En todos y cada uno existe la chispa suficiente para despertar las sombras y aceptarlas. Eres más fuerte de lo que crees. Eres la suma de todo lo que fuiste. Puedes ser quien quieras ser simplemente eligiendo.


Feliz Luna Llena en Libra, y os deseo de corazón que encontréis la manera de ser felices en el momento y lugar en el que os encontréis, y si os sentís perdidos y desesperados, recordad que no estamos solos, y que al tener el valor de pedir ayuda, la vida os la brindará sin dudarlo. Si me necesitáis, ya sabéis dónde encontrarme. Feliz Luna Azul!


Leave a comment

Luna Llena en Virgo 02-03-2018

‘Play Shadow’ por Leonora Carrington

El 2 de marzo damos la bienvenida a la Luna Llena en Virgo.

Escribo estas palabras tras unos días de conversaciones, meditaciones, prácticas y compañía muy interesantes y enriquecedoras. Me he dado cuenta de que cada persona que se cruza en mi camino es una fuente inagotable de sabiduría, y hay tanto que aprender aún de uno mismo para comprender cómo percibimos el mundo y la realidad que encarnamos y desde allí relacionarnos con ella y con todos los que la compartimos. El conocimiento es poder si sabemos aplicarlo. Y el conocimiento de uno mismo puede ser aplicado a toda la humanidad y a todas las relaciones.

Virgo nos trae a la mente los temas relacionados con la organización, los detalles, lo práctico, la purificación, el nutrir, la salud. Y la Luna se encuentra en este signo, simbolizado por el aspecto de Virgen y a veces Madre de la Triple Diosa (Virgen, Madre, Anciana). Queremos ayudar a todos, pero no sabemos ni darnos tiempo a nosotros mismos. Este es un aspecto de Virgo como sirviente, con esa necesidad de dar, servir, queriendo mejorarnos y mejorar el entorno y de allí todo lo demás. Nuestra satisfacción muchas veces viene del trabajo bien hecho, de una mayor eficiencia y de una buena salud. Tengamos estos temas presentes para trabajarlos en nuestras vidas hasta la siguiente luna nueva.

A la vez, seis planetas se encuentran en oposición a la luna. Nadando en las aguas de Piscis están el Sol, Neptuno, Mercurio, Venus, Juno y Quirón. Y en estas fluidas aguas nos sumergimos con el sentimiento de que el tiempo se nos escapa entre los dedos, que nuestros proyectos están flotando en el aire, que no conseguimos enraizar lo que queremos manifestar a pesar de toda la planificación y organización de Virgo. Es el momento perfecto para experimentar entonces con pequeños cambios que se mantengan en el tiempo. Prácticas muy sencillas que puedas incluir en tu día a día que te ayuden a crear tu propia sensación de seguridad, de progreso hacia el camino elegido. Conecta con esa parte de tí que sabe y siente que cuando las decisiones se toman desde la honestidad con uno mismo, las consecuencias son aceptables sean cuales sean. Porque lo que hacemos lo hacemos desde el corazón, desde la pasión, desde un propósito, dan igual los frutos de esas acciones.

Sin ningún planeta en signos de Aire, parece que nos cuesta pensar. Esto nos puede frustrar un poco con las energías de Virgo. Queremos el cambio ya. Y sí, el cambio es posible, pero no todo de una vez, sino a su propio ritmo. Nuevas técnicas, herramientas, y métodos pueden ser usados para experimentar, pero no significa que vayan a funcionar directa y rápidamente. La paciencia será clave en estos momentos, y como todo o casi todo en esta vida, es cuestión de practicarla con consciencia.

El Arte. Crear desde la sacralidad que es este cuerpo. Crear desde las emociones màs humanas, desde los mensajes del inconsciente y desde los secretos de la psique. Usar el arte como un lenguaje es uno de los temas que también surgen con esta lunación. La inspiración, los arquetipos, símbolos, señales o números que asociamos a algo, sincronicidades, los sueños. Creamos arte porque no sabemos no crearlo, porque es intrínsico a todo lo que existe. El tiempo. Nuestra vida. Nuestras canciones. Nuestros libros. Nuestros movimientos. La creación de arte es manifestar lo no visible en algo tangible. La vida misma. Arte. No tengamos tanto miedo a vivir como tenemos de morir.
Queremos sentirnos unidos. Queremos paz. Queremos que todo sea perfecto. Pero nada existe si no hay un vaivén, un ciclo, una muerte y un renacer. El Arte en todos sus aspectos puede ayudarnos a navegar estas energías un poco confusas, que nos llaman a organizarnos por lo que queremos, y a la vez rendirmos a lo incontrolable sabiendo que siempre en el fondo estamos en el camino adecuado.

Esta luna nos dice, nos anima, que aprendamos a mantener el cambio. Ya dimos el primer paso, y ahora debemos mantener las prácticas que nos conectan a la realidad terrenal, que nos ayudan a aceptar que no importa nada cuánto queramos que las cosas sean distintas, sólo podemos trabajar con lo que está aquí y ahora delante, con lo que es. Todo se basa en ir terminando lo que vayamos empezando. Abriendo, pero también cerrando puertas innecesarias.

Os deseo con esta Luna Llena en Virgo la claridad necesaria para ver cómo queremos que sean las cosas, nuestro ideal, nuestra meta, y también poder ver y aceptar cómo son las cosas en realidad y qué soluciones prácticas podemos ir implantando en nuestras decisiones en el día a día para ir a donde queramos y aceptar quienes somos.

Gracias por leer y feliz lunación.


Leave a comment

Luna Llena en Leo 31/01/2018

ROUSSEAU

La Gitana Dormida por Henri Rousseau

La Luna Llena en Leo hoy es también un eclipse lunar total, Luna de Sangre (se verá rojiza durante el eclipse en algunas zonas del mundo), y la segunda luna llena del mes de enero. Esta lunación es muy potente, y si sabemos usar bien sus energías, puede ser una catalizadora para grandes cambios en el futuro cercano.

Los eclipses se dan cerca de los nodos lunares, que ahora mismo se encuentran en el eje Leo-Acuario según la astrología tropical. En un lado del eje tenemos la luna llena y Ceres, la Gran Madre en Leo en el nodo norte, y en el otro extremo tenemos al sol y a Venus en Acuario. Los nodos de la luna también se relacionan con nuestro Karma, el nodo sur es aquello que debemos dejar ir, y el nodo norte representa hacia dónde. Los temas del eje Leo-Acuario donde veremos los próximos eclipses aluden a los temas de individualidad y colectivo, necesidades propias y del resto, lo interior e íntimo en contraste con lo externo y las relaciones. Acuario con su sed de individualidad, que a veces se aleja del mundo hasta encontrar la fuerza en sí mismo para ser valiente y aprender a hacer las cosas en relación con todo lo que existe, con Leo y su sed de propósito, de validación externa, de pasión y creatividad hacia cambios mayores. Ambos aspectos son necesarios en cada uno de nosotros, aprender a valernos por nosotros mismos, respetarnos, aceptarnos y amarnos antes de salir al mundo y dar pasos firmes por el camino que hemos elegido.

Un aspecto importante de esta luna es su conjunción con Ceres, la Gran Madre. En la mitología es Deméter, la madre de Perséfone, diosa terrenal de la fertilidad y la naturaleza cíclica. Todos los aspectos y temas que tengan que ver con el cuidado, las emociones, la madre, el medio ambiente, el amor, surgirán durante estos días, y es un buen momento para pensar en aquellas acciones que podamos tomar para ayudar a alguien a quien amemos, y a nuestra Tierra, que creo que debería ser la prioridad número uno en el mundo en el que vivimos. Sin nuestra Madre, nada existiría, y eso es así. Al igual que Ceres, que al final decide firmar un contrato con Plutón para que su hija Perséfone pase un tiempo con él y otro con ella al año de modo cíclico, nosotros también debemos hacer contratos con nosotros mismos y con los que están a nuestro alrededor para vivir con tranquilidad, en paz, en equilibrio.

Todos necesitamos tiempo para renacer, para cuidarnos y nutrirnos y alejarnos de la sociedad y el mundo, para observarnos y preguntarnos qué queremos y cómo vamos a conseguirlo. Necesitamos tiempo para llorar, para sentir nuestro dolor y nuestro sufrimiento y aprender de ello, que nos haga más fuertes. Necesitamos a veces barreras invisibles para protegernos de otros, que a lo mejor con toda su buena intención, no hacen más que robarnos nuestra energía. Los límites no son malos per se, son necesarios. Necesitamos tiempo.

Y vivimos en ese eje constante entre el yo interior y la soledad y silencio, y el yo externo y sus relaciones y comunidad. El eje Acuario-Leo.

Venus se encuentra en oposición a la luna llena, en compañía de nuestro sol en Acuario. Este aspecto nos habla de cómo debemos mirar más allá de las apariencias. Venus en este lugar nos habla también de encontrar en nosotros mismos secretos y sombras de pasiones olvidadas, o, de revisar las pasiones que creemos que tenemos. Puede que hayamos cambiado y no nos hemos dado tiempo de observarlo. Ahora es un buen momento para ello, para sincerarnos con nosotros mismos y de nuevo, observar sin juzgar para actuar desde un lugar de plena consciencia y responsabilidad. Si realmente crees en ti, en lo que estás haciendo, lo que estás poniendo “allí afuera”/en el universo, puede que en estos días/semanas te encuentres con mucha validación externa, los demás comenzarán a verte y apreciarte también, animándote a continuar por el camino elegido por ti.

También debemos tener cuidado en estos momentos para no exagerar todo demasiado, o creernos capaces de algo que luego escapa todas nuestras posibilidades. Aquí es importante ponernos límites a nosotros mismos, y no sólo a los demás. En realidad, sólo puedo decirlo una y otra vez, y aunque suene repetitivo creo que es la mayor y mejor lección que podemos aprender: actuar desde nuestra verdad interior acorde a nuestro propósito personal y a favor del bien de todo el colectivo sin esperar nada ni estar enganchados a los frutos de nuestras acciones. Porque si somos felices, si estamos tranquilos, si nos sentimos en paz a pesar de todas las circunstancias externas e incontrolables, poco a poco todo lo externo estará en paz también. Creo que es hacia dónde vamos. Todo es cíclico, y tras la destrucción, el caos, siempre llega el reconstruir, el avanzar, el aprender y el renacer de nuevo.

Las lunas llenas son momentos de culminación, puede que de algún proyecto interno o creativo, o algo externo y tangible. Momento idóneo para celebrarlo si así lo sientes, y atraer la atención que tanto le gusta a Leo. Una atención basada en el aprecio mutuo. Esta luna llena tiene el poder de traernos tanta alegría, optimismo, felicidad. Nos ayuda a descubrir nuestros talentos únicos con los que poder colaborar y compartir con nuestra cultura colectiva. Cada individuo forma parte de un todo, y el Todo no sería tal sin ti. Es el Amor el puente entre nosotros mismos y los demás. En realidad, el amor es el puente y lo es todo, pero a través de reconocer su existencia en ti mismo y en los demás, es como todos esos puentes se convierten en caminos infinitos. Sin brecha entre tú y tú, tú y yo, tú y todo lo demás.

La conexión con nuestro niño interior será fuerte ahora también. Si queremos avanzar, debemos aprender primero de aquello que ya hemos vivido. Pero también debemos recordar el juego, la diversión, el ver el mundo con esos ojos que lo quieren saber todo, que hacían todo desde esa intención tan pura e inocente desde el corazón, a veces haciendo cosas por impulso lanzándose a la aventura. Conecta con aquello que pueda ayudarte hoy en día y dile adiós al pasado que duele y pesa en el alma. Perdona si quieres, o no, pero es hora de dejar atrás tanto peso extra y avanzar desde tu yo más auténtico, creando relaciones externas basadas en el amor propio, respeto propio, límites necesarios, a la vez que dejas abierto el corazón para los demás y sobre todo para ti mismo.

Es momento de actuar, no de hacerse la víctima y caer en el juego del martirio. Todos hemos estado allí, todos sabemos ese tipo de satisfacción momentánea que se consigue de la atención externa, aunque sea por victimización propia. Este no es el tipo de atención que realmente queremos, o que nos ayuda a crecer. Queremos que cuando el mundo nos vea y nos reconozca, sea porque nosotros nos hemos visto y reconocido primero. Porque nos amamos a nosotros mismos los demás aprenden a amarnos. Y eso es así por mucho que queramos ignorarlo. Amarse y cuidarse a uno mismo es el primer paso para un mundo en paz.

Feliz Luna Llena y feliz Eclipse Lunar, y si estáis en Norteamérica, Noroeste de Europa, Asia, y Pacífico, no dejéis de mirar al cielo esta noche para observar este precioso fenómeno. Os deseo claridad para poder sentaros con vuestro pasado y observarlo para poder aprender, y os deseo fuerza para poder perseguir con ganas aquello que deseáis sabiendo poner los límites necesarios. Amémonos a nosotros mismos, amémonos entre nosotros, y amemos nuestra Madre Tierra.


Leave a comment

Luna Llena en Cáncer 1-2/01/2018

edvard munch moon light 1895

Moon Light (1895) por Edvard Munch

 

Comenzamos el 2018 con la mayor Súper Luna Llena del año, el día 1 o 2 de enero dependiendo de dónde nos encontremos en el mundo. Comenzamos también en lunes, día regido por la energía lunar. Todo está a nuestro favor para atraer la energía suficiente para cerrar por fin con aquello que no nos sirve, dejarlo atrás, y comenzar a mirar hacia adelante desde todo lo que hemos vivido.

Para aquellos a quienes les guste hacer listas, es el momento idóneo para preparar los propósitos del nuevo año 2018 y escribir aquello que hemos aprendido en el 2017 y que nos ayudará a avanzar hacia donde queramos. También podemos hacer listas para perdonar o pedir perdón, o listas de agradecimiento y manifestación de lo que queramos atraer.

Este ciclo lunar comenzó el 17 de diciembre con la luna nueva en Sagitario en conjunción con el Centro Galáctico, mientras que ahora, a mitad de este ciclo, la luna llena se encuentra a escasos grados de la estrella Sirio. Estos dos puntos son muy importantes en muchas culturas antiguas, y arquetípicamente, el Centro Galáctico se relaciona con la Gran Madre, lugar de creación del universo, mientras que Sirio se relaciona con el Hijo Espiritual. La perfecta imagen relacionada con estas fechas navideñas; el Solsticio de Invierno del 21 de diciembre y el Retorno del Sol el 25.

Cáncer es el signo del Zodiaco relacionado con la luna. La luna se encuentra en su hogar. Los temas que surgirán serán las emociones, la intuición, el hogar, el pasado, la niñez, los recuerdos, la seguridad, el cuidado de uno mismo y de los demás, el servicio, el amor incondicional y el sentirse querido, aceptado y cuidado. La luna está en el signo de la Madre, en Cáncer, y en oposición al Sol, en Capricornio, arquetipo del Padre. Esta lunación activará de nuevo todos los temas duales: luz y sombras, femenino y masculino, yin y yang, privado y público, íntimo y social, etc.

La luna nos ayuda a llevar la atención hacia atrás. Observemos nuestro pasado. Sólo podemos vivir en el presente tranquilamente si aceptamos que todo lo ocurrido nos ha traído a donde estamos ahora mismo. Es un buen momento para observar las lecciones de nuestra vida, y tomar responsabilidad sobre nuestras acciones. Sólo así podremos avanzar hacia el futuro con seguridad, y cambiar nuestro presente acorde a donde queramos ir, tomando decisiones conscientes.

Cuando no queremos mirar de frente al pasado, porque duele o porque nos enfurece, o porque no hemos perdonado, o no queremos perdonar, es cuando aquello a lo que nos aferramos, con o sin culpabilidad, vuelve a aparecer en nuestras vidas. Las lecciones jamás desaparecen hasta que las aprendemos. Hasta que se convierten en parte de nosotros. Por eso es necesario a veces encontrarse frente a frente con nuestro dolor. Verlo, comprenderlo, amarlo y aceptarlo, para poder hacerlo parte de nosotros y que nos guíe hacia adelante. Cuando de verdad estamos listos para enfrentar el pasado es cuando éste se convierte en el motor de nuestra transformación.

Esta luna ilumina aquello que debe morir, que debe quedar atrás antes de pasar a un nuevo ciclo, o que debe ser transmutado en uno mismo para formar parte de la maduración de cada uno de nosotros como individuos. Viejos paradigmas, individuales y colectivos, van a comenzar a caer para dejar paso a una manera más honesta de enfrentar la vida y sus experiencias acorde a nuestra verdad personal, en conjunción con todo el colectivo, y la Tierra y sus seres.

Las transformaciones que nacen desde la muerte de algo son aquellas que nos guían hacia un despertar emocional y espiritual más profundo. Hacia un nuevo comprender. El cielo y el infierno son ambos accesibles desde el aquí y ahora. Todo se encuentra en nuestra decisión de mirar y vivir acorde a ciertas perspectivas. Ambos son importantes. La sombra, la oscuridad, que nos da cobijo bajo el cual aprender y crecer, y la luz que nos despierta y nos guía hacia lo que tenemos que ver. Ambos aspectos son esenciales. Sin uno de ellos, nada existiría. Tenemos que ser conscientes del Todo, verlo todo, ver todas las partes, comprender que al final, incluso lo más pequeño pertenece a lo más grande y es necesario. Todo es parte de todo. Tú y tu pasado sois esenciales e importantes. Es el momento de darle la atención necesaria.

Esta luna ilumina lo oculto, lo que está más allá de lo superficial, el significado intrínseco y el comprender profundo que todo nos ha traído aquí y ahora. Debemos agradecer cada paso, cada lección, por doloroso que haya sido el proceso, siempre hay belleza y magia escondidas en cualquier rincón. Siempre hay un centro, siempre hay forma de estar en equilibrio cuando existen dos puntos contrarios. Esa es la belleza de esta existencia. El permitirnos flotar de una punta a otra, observar y llenarnos de todo, y luego volver al centro de uno mismo, al centro del Todo. Y decidir desde allí. Vivir desde allí.

Es hora de romper con las adicciones, emocionales o físicas, y dar pasos pequeños, pero firmes, hacia el cambio que queramos. Un cambio que nos lleva hacia adelante sin olvidar nunca de dónde venimos. Puede que sea una luna intensa para muchos, pero recordemos que a veces la única manera de buscar soluciones reales es a través de sentirnos incómodos e infelices en el momento presente. De esa sensación surge el hacernos las preguntas necesarias que se convierten en el trampolín hacia la aceptación y transformación de uno mismo, el verdadero cambio, la alquimia de nuestro ser, la transmutación.

Feliz Luna Llena y Feliz Año Nuevo. Que esta luna nos traiga la luz necesaria para observar nuestro pasado y transmutarlo, y que el año nuevo nos traiga un ciclo lleno de nuevas experiencias para seguir creciendo y aprendiendo en esta eterna espiral que es la vida. Gracias por formar parte de ella.


Leave a comment

Luna Llena en Géminis 3/12/2017

Arkhip Kuindzhi, “Moonlight Night on the Dnieper,” 1908

Arkhip Kuindzhi, “Moonlight Night on the Dnieper,” 1908

La última luna llena del año es este domingo 3 de diciembre en Géminis. El mismo día que Mercurio comienza su última retrogradación del año, hasta el 23 de diciembre. La energía es cambiante y efímera, el tema es la comunicación, el pensamiento, la memoria, las relaciones. Su mensaje es el de relacionarnos de una manera real y honesta con las personas y el mundo que nos rodea.

Ya sabéis que cuando Mercurio está retrógrado suele afectar a las comunicaciones y a la tecnología en general. Pero no sólo a lo que es externo a nosotros, sino que nos afecta a un nivel físico y emocional, nos ayuda a entablar una conversación en la intimidad de uno mismo.

El “truco” para navegar estas aguas un poco confusas es ralentizarnos. Pensar las cosas bien antes de hablar o actuar. Ser realistas con las posibilidades, que a pesar de ser infinitas, tenemos que elegir y saber dónde ponemos nuestra energía y esfuerzo. Recordar que lo importante en la vida es vivir los momentos, estar presentes en los instantes que luego son memoria, y que todo lo material al final es sólo una distracción en el camino del autoconocimiento, hacia la verdadera paz y tranquilidad.

Lo que Mercurio, como buen mensajero divino, quiere que desvelemos es nuestras propias creencias. Nos pregunta si creemos en las mismas cosas. Nos pide que analicemos todo aquello en que basamos nuestras opiniones y actitudes. Que lo miremos con lupa, con honestidad, abriéndonos a la verdad dentro de nosotros mismos. Puede que ya no tengas la misma opinión sobre algo o alguien, y no pasa nada. El cambio es la única constante. El truco es aprender a observarlo y adaptarse.

Para ser verdaderamente felices, en mi opinión, lo que pensamos, sentimos, creemos, decimos y hacemos deben formar algún tipo de equilibrio. Hay tanto de lo mismo en el mundo hoy en día, todo queriendo ser lo que no es, que ser uno mismo es lo más original que existe. Es una revolución el no adaptarse a ningún molde externo, creado o no por uno mismo.

De dónde vienen nuestras opiniones y perspectivas? Los pensamientos son nuestros propios, o sólo los pensamos por hábito y automáticamente? Hemos sido manipulados, por nosotros mismos o algo externo, para pensar de cierta manera? Nos gustan las mismas cosas que hace 1 mes, 2 años, o toda una vida? A qué creencias nos aferramos simplemente por no pasar unos minutos al día observando cómo nos sentimos realmente, o qué queremos? Observamos cómo lo que pensamos, sentimos o creemos cambia constantemente? Qué es aquello que no cambia?

Date permiso para ser quien eres en cada instante. Tienes derecho a cambiar de opinión, de deseos, de sueños, cuando quieras. Puedes empezar de 0 cada día si es lo que deseas. Una página en blanco. El único obstáculo somos nosotros mismos.

La Luna Llena en Géminis viene cargada de energías de otros planetas y aspectos que ocurren el mismo día, pero en el fondo lo importante es recordar que las lunas llenas son momentos idóneos para soltar lo que no nos sirve, para brillar en la esencia de uno mismo, con toda nuestra perfecta imperfección, la gloria del fluir constante. Es el momento para perdonar si así lo deseamos, o al menos para dejar atrás rencores que sólo nos atrasan en nuestro propio camino.

La luna brilla e ilumina también algunos aspectos de nosotros mismos que a veces se quedan escondidos o ignorados. Puede que nos sintamos con energía y fuerza para enfrentar todas nuestras creencias limitantes, y al fin dar el paso adelante que tanto ansiamos.

Os deseo una luna llena mágica. Que nos traiga la fuerza necesaria para estar con uno mismo, para quedarnos a nuestro lado aunque lo externo aún no simule lo interno. Todo con el tiempo vuelve a aparecer e iluminarse para recordarnos a amarnos y aceptarnos.