Nataraj Express

Journey to the Self


Leave a comment

Luna Nueva en Capricornio 16-17/01/2018

Las Espigadoras por Jean-Francois Millet

La primera Luna Nueva del año es el 16 o 17 de enero en Capricornio, depende de dónde en el mundo nos encontramos, y simboliza la tierra fértil sobre la cual plantar las semillas de este nuevo ciclo. 

Esta lunación nos trae las energías perfectas para poner en marcha nuestros propósitos más cercanos y realistas. Saturno rige Capricornio, y es un signo terrenal, que trae el mensaje de planear, organizar y ejecutar los pasos necesarios para conseguir aquello que nos propongamos. 

Las últimas semanas hemos tenido la oportunidad de mirar al pasado, de observarlo, analizarlo y decidir qué partes de nosotros o de nuestras creencias deben quedar atrás. Ahora es el momento de mirar hacia adelante con la seguridad de que hemos aprendido las lecciones necesarias, y que estamos preparados para dar el salto hacia nuestros sueños.

Capricornio, y todo lo que tenga que ver con planear y organizar, forma perfecta conexión con los propósitos de año nuevo. Si ves que has ido perdiendo energía estas dos primeras semanas del año, si ves que te habías cargado los hombros con demasiadas responsabilidades en busca de un cambio rápido en vez de uno de calidad, o si te habías propuesto demasiadas cosas y ahora ves que todo empieza a tambalearse, no entres en pánico o apatía y tires la toalla. Respira. Todo lo que ocurre nos enseña algo.

Esta luna nueva puede ayudarte a observar tus metas con nuevos ojos. Observa y sé honesto contigo mismo, pregúntate, ¿cuales son mis verdaderas prioridades y dónde están mis límites? Escríbelo si deseas, para que sea más tangible, real, terrenal, como Capricornio. Es mejor hacer algo cada día, dar pequeños pasos hacia nuestros objetivos, que no hacer absolutamente nada hasta que “todo sea perfecto” o “cuando sea el momento adecuado”. Capricornio nos enseña que el trabajo constante, con paciencia, y con las miras puestas en nuestro objetivo siempre va acompañado de saber soltar aquello que nos ralentiza en el camino. Al final, si queremos podemos dejar de poner excusas y al menos intentarlo. Enfoca, planea, respira y actúa.

Estamos en el momento central, entre dejar atrás lo que no nos sirve y llevarmos las lecciones, memorias y experiencias, y el futuro al que avanzamos sin pausa. Podemos anclarnos aquí unos momentos para prepararnos a avanzar. Y a veces para enfocar nuestros objetivos necesitamos espacio y tiempo. Si has de decir que no a ciertas cosas o a ciertas personas que absorben tu tiempo y energía, no te sientas culpable. Es ahora cuando debes comenzar a vivir desde ti. Desde tu interior, desde tus ciclos, tus verdades, tus propridades, tus tiempos… No te preocupes, con el paso del tiempo las cosas suelen encontrar un equilibrio propio si somos disciplinados. Decir ‘no’ es igual de importante que decir ‘sí’. El momento lo decides tú. Conecta con tu intuición, con esas pasiones que ya empezaron a resurgir, esos sueños que creías olvidados, ¿qué tenemos que perder por probar?

Capricornio también rige los huesos, y es el signo del éxito, lo familiar, lo conocido. Tras haber navegado las últimas semanas por el submindo de nuestras sombras, puede que podamos vernos ahora desde una nueva perspectiva, tener compasión o perdonarnos. Los cambios reales y a largo plazo sólo se consiguen cuando su semilla es el amor,y no control, o poder. El querer mejorar nace de un sentimiento de amor profundo por uno mismo, no desde el castigo, o la culpa, o el miedo, o el qué dirán. Los verdaderos cambios de carácter y de nuestra manera de relacionarnos externamente, vienen siempre desde la aceptación de uno mismo, de dónde estamos en el momento presente, desde el amor y el apoyo. Desde un interior equilibrado y en calma en nosotros mismos, podemos comunicarnos con más paz, responsabilidad, respeto, y compasión hacia los demás. 

Utilicemos esta luna para tomarnos en serio, para apostar por nosotros mismos, para hacer pequeños cambios diarios en nuestras acciones, o en nuestro cuerpo-mente, pequeños hábitos realistas que nos acerquen a las grandes metas y planes a largo plazo. Cada flor, árbol, planta, nacen de una semilla. ¿Qué vas a plantar tú?

Todos los caminos comienzan con un solo paso, ¿a qué estamos esperando? 

Feliz Luna Nueva a todos.


Leave a comment

Luna Llena en Cáncer 1-2/01/2018

edvard munch moon light 1895

Moon Light (1895) por Edvard Munch

 

Comenzamos el 2018 con la mayor Súper Luna Llena del año, el día 1 o 2 de enero dependiendo de dónde nos encontremos en el mundo. Comenzamos también en lunes, día regido por la energía lunar. Todo está a nuestro favor para atraer la energía suficiente para cerrar por fin con aquello que no nos sirve, dejarlo atrás, y comenzar a mirar hacia adelante desde todo lo que hemos vivido.

Para aquellos a quienes les guste hacer listas, es el momento idóneo para preparar los propósitos del nuevo año 2018 y escribir aquello que hemos aprendido en el 2017 y que nos ayudará a avanzar hacia donde queramos. También podemos hacer listas para perdonar o pedir perdón, o listas de agradecimiento y manifestación de lo que queramos atraer.

Este ciclo lunar comenzó el 17 de diciembre con la luna nueva en Sagitario en conjunción con el Centro Galáctico, mientras que ahora, a mitad de este ciclo, la luna llena se encuentra a escasos grados de la estrella Sirio. Estos dos puntos son muy importantes en muchas culturas antiguas, y arquetípicamente, el Centro Galáctico se relaciona con la Gran Madre, lugar de creación del universo, mientras que Sirio se relaciona con el Hijo Espiritual. La perfecta imagen relacionada con estas fechas navideñas; el Solsticio de Invierno del 21 de diciembre y el Retorno del Sol el 25.

Cáncer es el signo del Zodiaco relacionado con la luna. La luna se encuentra en su hogar. Los temas que surgirán serán las emociones, la intuición, el hogar, el pasado, la niñez, los recuerdos, la seguridad, el cuidado de uno mismo y de los demás, el servicio, el amor incondicional y el sentirse querido, aceptado y cuidado. La luna está en el signo de la Madre, en Cáncer, y en oposición al Sol, en Capricornio, arquetipo del Padre. Esta lunación activará de nuevo todos los temas duales: luz y sombras, femenino y masculino, yin y yang, privado y público, íntimo y social, etc.

La luna nos ayuda a llevar la atención hacia atrás. Observemos nuestro pasado. Sólo podemos vivir en el presente tranquilamente si aceptamos que todo lo ocurrido nos ha traído a donde estamos ahora mismo. Es un buen momento para observar las lecciones de nuestra vida, y tomar responsabilidad sobre nuestras acciones. Sólo así podremos avanzar hacia el futuro con seguridad, y cambiar nuestro presente acorde a donde queramos ir, tomando decisiones conscientes.

Cuando no queremos mirar de frente al pasado, porque duele o porque nos enfurece, o porque no hemos perdonado, o no queremos perdonar, es cuando aquello a lo que nos aferramos, con o sin culpabilidad, vuelve a aparecer en nuestras vidas. Las lecciones jamás desaparecen hasta que las aprendemos. Hasta que se convierten en parte de nosotros. Por eso es necesario a veces encontrarse frente a frente con nuestro dolor. Verlo, comprenderlo, amarlo y aceptarlo, para poder hacerlo parte de nosotros y que nos guíe hacia adelante. Cuando de verdad estamos listos para enfrentar el pasado es cuando éste se convierte en el motor de nuestra transformación.

Esta luna ilumina aquello que debe morir, que debe quedar atrás antes de pasar a un nuevo ciclo, o que debe ser transmutado en uno mismo para formar parte de la maduración de cada uno de nosotros como individuos. Viejos paradigmas, individuales y colectivos, van a comenzar a caer para dejar paso a una manera más honesta de enfrentar la vida y sus experiencias acorde a nuestra verdad personal, en conjunción con todo el colectivo, y la Tierra y sus seres.

Las transformaciones que nacen desde la muerte de algo son aquellas que nos guían hacia un despertar emocional y espiritual más profundo. Hacia un nuevo comprender. El cielo y el infierno son ambos accesibles desde el aquí y ahora. Todo se encuentra en nuestra decisión de mirar y vivir acorde a ciertas perspectivas. Ambos son importantes. La sombra, la oscuridad, que nos da cobijo bajo el cual aprender y crecer, y la luz que nos despierta y nos guía hacia lo que tenemos que ver. Ambos aspectos son esenciales. Sin uno de ellos, nada existiría. Tenemos que ser conscientes del Todo, verlo todo, ver todas las partes, comprender que al final, incluso lo más pequeño pertenece a lo más grande y es necesario. Todo es parte de todo. Tú y tu pasado sois esenciales e importantes. Es el momento de darle la atención necesaria.

Esta luna ilumina lo oculto, lo que está más allá de lo superficial, el significado intrínseco y el comprender profundo que todo nos ha traído aquí y ahora. Debemos agradecer cada paso, cada lección, por doloroso que haya sido el proceso, siempre hay belleza y magia escondidas en cualquier rincón. Siempre hay un centro, siempre hay forma de estar en equilibrio cuando existen dos puntos contrarios. Esa es la belleza de esta existencia. El permitirnos flotar de una punta a otra, observar y llenarnos de todo, y luego volver al centro de uno mismo, al centro del Todo. Y decidir desde allí. Vivir desde allí.

Es hora de romper con las adicciones, emocionales o físicas, y dar pasos pequeños, pero firmes, hacia el cambio que queramos. Un cambio que nos lleva hacia adelante sin olvidar nunca de dónde venimos. Puede que sea una luna intensa para muchos, pero recordemos que a veces la única manera de buscar soluciones reales es a través de sentirnos incómodos e infelices en el momento presente. De esa sensación surge el hacernos las preguntas necesarias que se convierten en el trampolín hacia la aceptación y transformación de uno mismo, el verdadero cambio, la alquimia de nuestro ser, la transmutación.

Feliz Luna Llena y Feliz Año Nuevo. Que esta luna nos traiga la luz necesaria para observar nuestro pasado y transmutarlo, y que el año nuevo nos traiga un ciclo lleno de nuevas experiencias para seguir creciendo y aprendiendo en esta eterna espiral que es la vida. Gracias por formar parte de ella.


Leave a comment

Luna Nueva en Sagitario 18/12/2017

 

stars_sagittarius

Fresco renacentista (circa 1573) en la Villa Farnese in Caprarola, Italia

La Luna Nueva de hoy en Sagitario es la última del año, y ocurre muy cerca del Centro Galáctico, el centro de nuestra Galaxia a 27 grados Sagitario, unos días antes del Solsticio de Invierno/Verano.

Sagitario es un signo de fuego, mutable, y por lo tanto es cambiante. Está conectado con la Casa 9 que rige viajes, filosofía, ley, religión, sabiduría académica, entre otros. El signo del arquero es un visionario, nos empuja a ver más allá de lo que sabemos. Viajamos por el mundo, pero también hacia interior de nosotros mismos. El arquero apunta hacia su intención; la verdad última. Aquí es donde la humanidad intenta alcanzar a dios/la divinidad humanizándola en religiones, dogmas, texto sagrados, gurús, profetas, etc. Con Sagitario podemos aprender el lenguaje simbólico de los cuentos, mitos, astrología, sueños, Tarot… Nos conocemos a nosotros mismos y a dios/divinidad a través de arquetipos que podemos explorar, analizar y aprender de ellos.

Nuestras creencias se verán renovadas, modernizadas, para poder ponerse al nivel de nuestro crecimiento. Es un buen momento para mirar atrás y observar cómo ya en nuestra vida hemos dejado atrás creencias que no nos servían y hemos adoptado otras nuevas. No pasa nada, es normal y natural que lo que pensemos cambie con el tiempo. Lo que nos produce dolor o sufrimiento es el querer continuar pensando de cierta forma cuando en el fondo, intuitivamente, sabemos que ya no nos sirve.

Puede que nos sintamos más conectados con el sufrimiento colectivo. La lección que habría que aprender sería el cómo poder seguir hacia adelante con esperanza, a pesar del dolor. Aquí se encuentra la clave: “a pesar del dolor”. No intentamos olvidar el dolor, no intentamos ocultarlo bajo falsas creencias, no intentamos que desaparezca. El dolor es un gran maestro, y si de verdad abrimos nuestro corazón a aprender de todo y de todos, el dolor es un guía muy capaz de llevarnos a donde queremos estar, a quién queramos ser.

El momento es perfecto para nombrar lo que queremos. Para darle forma en nuestra imaginación. Saturno pasa de Sagitario a Capricornio. Saturno vuelve a un signo Zodiacal cada 30 años y transita por él unos 3 años. Ahora es el turno de Capricornio, y será el momento de hacer el trabajo, de poner el esfuerzo. La luna se encuentra en Sagitario, el signo por el cual Saturno ha transitado estos últimos 3 años, y Sagitario quiere ir a todas partes, quiere probarlo todo, viajar, ver y sentir el mundo. Pero pronto Saturno en Capricornio nos pregunta: ¿Dónde quieres ir, y quedarte? ¿Quién quieres ser? Y nos mandará el mensaje alto y claro que seamos quienes queramos ser de verdad, que seamos desde nuestra verdad. La opción siempre existe. Podemos decidir. Tenemos el poder de decidir. Y planear. Imaginar. Visualizar. Plantar las semillas. Y cuando el tiempo sea propicio, pondremos el esfuerzo y el trabajo en la consecución de nuestros deseos y sueños.

En estos tiempos de cerrar el año intentemos ver con aceptación las diferencias. Encontremos en nosotros mismos la paciencia para ser generosos con nuestro tiempo, pero siempre poniendo los límites necesarios para reconectar con uno mismo: respirar, escuchar música, meditar, hacer yoga, deporte, pasear, o incluso 5 minutos encerrados en el baño para poder estar en silencio y tranquilos unos momentos.

Son fechas de emociones confusas. Tenemos la impresión de que el tiempo vuela y de que nunca hay tiempo para nada. Queremos hacerlo todo por todos, queremos dar a los que amamos, queremos estar para todo el mundo. Pero también hay que recordar cuidarse a uno mismo y ser compasivo con los sentimientos que surjan, ya sean de tristeza, enfado, rabia, como los de generosidad y amor. Todo lo que sientas es válido. Todo. Usa los métodos que necesites. Sé responsable de tus propias elecciones y así no habrá nadie a quién culpar. Tiempo y espacio para uno mismo siempre nos da energía para continuar adelante en el mundo exterior.

Es el momento perfecto para traer nuestra atención hacia todas aquellas cosas que nos traigan alegría y una sensación de paz y conexión profunda unos con otros. La generosidad y el concentrarnos en entender lo complejas que pueden ser las relaciones, nos pueden traer grandes descubrimientos interiores que nos hagan ser más comprensivos con nosotros mismos y con los demás. Con un poco de fe y esperanza, todo es posible.

Para crear algo hace falta visión e imaginación para ver los obstáculos que nos pudieran bloquear en el camino. A veces cometemos errores. A veces hay cosas fuera de nuestro control. Pero todo nos da carácter y fuerza, nos hace crecer y aprender. Y de estas lecciones, y cambios de rumbo, cada uno creamos algo único y original, una obra de arte personal, nuestras propias vidas y proyectos.

Al igual que el mundo nos afecta, esta luna quiere recordarnos que cada uno de nosotros también afecta al mundo. Es el momento de elegir conscientemente en lo que creemos, no dejarnos llevar por las creencias de los demás, dogmas, o nada externo. Lo que piensas importa. Tus sueños y deseos importan. Tú importas. Tú creas un impacto en el mundo, al igual que el mundo en ti.

¿Quién quieres ser? ¿Qué quieres elegir? Si investigas, analizas, y descubres lo que TÚ quieres, ya no podrás dejarte guiar nunca más por influencias externas. Mantente fiel a ti mismo. A tu intuición cognitiva.

La Luna Nueva en Sagitario nos presenta al arquero tensando la flecha. ¿Hacia dónde apunta la tuya?

Feliz Luna Nueva. Os deseo a todos claridad para poder elegir desde vuestro conocimiento intrínseco por el bien de cada uno, y de todos.


Leave a comment

Luna Llena en Géminis 3/12/2017

Arkhip Kuindzhi, “Moonlight Night on the Dnieper,” 1908

Arkhip Kuindzhi, “Moonlight Night on the Dnieper,” 1908

La última luna llena del año es este domingo 3 de diciembre en Géminis. El mismo día que Mercurio comienza su última retrogradación del año, hasta el 23 de diciembre. La energía es cambiante y efímera, el tema es la comunicación, el pensamiento, la memoria, las relaciones. Su mensaje es el de relacionarnos de una manera real y honesta con las personas y el mundo que nos rodea.

Ya sabéis que cuando Mercurio está retrógrado suele afectar a las comunicaciones y a la tecnología en general. Pero no sólo a lo que es externo a nosotros, sino que nos afecta a un nivel físico y emocional, nos ayuda a entablar una conversación en la intimidad de uno mismo.

El “truco” para navegar estas aguas un poco confusas es ralentizarnos. Pensar las cosas bien antes de hablar o actuar. Ser realistas con las posibilidades, que a pesar de ser infinitas, tenemos que elegir y saber dónde ponemos nuestra energía y esfuerzo. Recordar que lo importante en la vida es vivir los momentos, estar presentes en los instantes que luego son memoria, y que todo lo material al final es sólo una distracción en el camino del autoconocimiento, hacia la verdadera paz y tranquilidad.

Lo que Mercurio, como buen mensajero divino, quiere que desvelemos es nuestras propias creencias. Nos pregunta si creemos en las mismas cosas. Nos pide que analicemos todo aquello en que basamos nuestras opiniones y actitudes. Que lo miremos con lupa, con honestidad, abriéndonos a la verdad dentro de nosotros mismos. Puede que ya no tengas la misma opinión sobre algo o alguien, y no pasa nada. El cambio es la única constante. El truco es aprender a observarlo y adaptarse.

Para ser verdaderamente felices, en mi opinión, lo que pensamos, sentimos, creemos, decimos y hacemos deben formar algún tipo de equilibrio. Hay tanto de lo mismo en el mundo hoy en día, todo queriendo ser lo que no es, que ser uno mismo es lo más original que existe. Es una revolución el no adaptarse a ningún molde externo, creado o no por uno mismo.

De dónde vienen nuestras opiniones y perspectivas? Los pensamientos son nuestros propios, o sólo los pensamos por hábito y automáticamente? Hemos sido manipulados, por nosotros mismos o algo externo, para pensar de cierta manera? Nos gustan las mismas cosas que hace 1 mes, 2 años, o toda una vida? A qué creencias nos aferramos simplemente por no pasar unos minutos al día observando cómo nos sentimos realmente, o qué queremos? Observamos cómo lo que pensamos, sentimos o creemos cambia constantemente? Qué es aquello que no cambia?

Date permiso para ser quien eres en cada instante. Tienes derecho a cambiar de opinión, de deseos, de sueños, cuando quieras. Puedes empezar de 0 cada día si es lo que deseas. Una página en blanco. El único obstáculo somos nosotros mismos.

La Luna Llena en Géminis viene cargada de energías de otros planetas y aspectos que ocurren el mismo día, pero en el fondo lo importante es recordar que las lunas llenas son momentos idóneos para soltar lo que no nos sirve, para brillar en la esencia de uno mismo, con toda nuestra perfecta imperfección, la gloria del fluir constante. Es el momento para perdonar si así lo deseamos, o al menos para dejar atrás rencores que sólo nos atrasan en nuestro propio camino.

La luna brilla e ilumina también algunos aspectos de nosotros mismos que a veces se quedan escondidos o ignorados. Puede que nos sintamos con energía y fuerza para enfrentar todas nuestras creencias limitantes, y al fin dar el paso adelante que tanto ansiamos.

Os deseo una luna llena mágica. Que nos traiga la fuerza necesaria para estar con uno mismo, para quedarnos a nuestro lado aunque lo externo aún no simule lo interno. Todo con el tiempo vuelve a aparecer e iluminarse para recordarnos a amarnos y aceptarnos.


2 Comments

Luna Nueva en Escorpio 18/11/2017

 

 

559px-Scorpio_et_Libra_-_Mercator

Constelaciones de Escorpio y Libra por Gerard Mercator

¿Quién eres?

¿Qué es lo que de verdad deseas?

¿Qué temes en realidad?

No tenemos por qué saber estas respuestas de manera lógica, o saberlas aún. No tenemos por qué tener un plan trazado, ni necesidad de un plan. Esta Luna Nueva en el signo de Escorpio nos ayuda a tener el suficiente valor para enfrentar estas preguntas, y muchas otras que llevamos tiempo escondiendo bajo capas de responsabilidad, obligaciones, hábitos o simplemente miedos.

Las energías de esta lunación nos facilitan el contacto con el lado más misterioso y oculto de nuestro ser. Aquellas voces que hemos ido relegando a un segundo plano de nuestra existencia, pensando que no nos servían para nuestro crecimiento personal. Alomejor eran un estorbo, porque rompían con los estados de conformidad de nuestras vidas. Nuestra intuición nos decía que significaban algo, pero nuestra mente lógica nos decía que debían callar de momento para avanzar en una sociedad donde la valía del ser estaba medida por otros parámetros. Parámetros lógicos, estrictos, cuantificables, calculables… números sobre pantallas.

Pero no quisimos que esos sentimientos e intuiciones nos dejaran del todo, así que simplemente las escondimos. Las dejamos cubiertas, madurando a su propio ritmo, esperando un momento mejor para observarlos.

Y ese momento es ahora.

La Luna Nueva en Escorpio, como todas las lunas nuevas, es un momento perfecto para plantar nuevas semillas. Al ser Escorpio el signo del misterio, de las sombras, de la sensualidad, de la intimidad, de la muerte y el renacimiento, nos ayuda a llevar luz de nuevo a esas partes de nosotros mismos que están deseando ser observadas, analizadas, o simplemente ser reconocidas. Es un buen momento para sentarnos con nosotros mismos y hacernos todas las preguntas que queramos, e intentar ser sinceros con nuestras respuestas. Donde nos bloqueemos, será el lugar donde tengamos que trabajar. Nos dará la pista de aquello que de verdad nos llama, lo que necesita de nuestra atención.

A veces para renacer y vivir plenamente hay que morir. Y me refiero a que ciertas partes de nosotros deben dejar espacio para que el crecimiento sea posible. Esto nos crea mucha ansiedad, porque es más cómodo saber, que no saber. El poder vivir en un estado de vulnerabilidad completa, abiertos a la opción del dolor y el sufrimiento como maestros, es una lección que se tardan vidas enteras en aprender. Pero podemos empezar por aquí, donde estemos, en este momento, simplemente observando qué sentimos cuando nos hacemos las grandes preguntas: ¿Cuál es mi propósito? ¿Qué quiero? ¿Quién soy? ¿Qué anhelo realmente?

Esta luna nos trae el fuego de la claridad, quemando aquello que debe de ser eliminado, y encendiendo la chispa de aquello que nos apasiona realmente. Deseos y sueños que creíamos olvidados volverán a aparecer en nuestros pensamientos, aparecerán como señales en nuestro día a día. ¿Qué es lo que de verdad te impide probar a hacer aquello que anhela tu ser? ¿Qué debes dejar marchar? ¿Una relación, un trabajo, un hábito, una creencia, un patrón de conducta?

No digo que debamos ponernos manos a la obra aún, e ir a por todas. El momento no es el propicio para actuar aún, sino que es adecuado y perfecto para la introspección. Mercurio, el planeta de la comunicación, el Mensajero de los Dioses, se encuentra ya en la sombra, preparándose para su retrogradación el 2 de Diciembre, el último Mercurio retrógrado del año. El momento sí es propicio para ir hacia adentro, hacia el centro de nuestro ser, donde no existen capas ni máscaras. Nosotros frente a nosotros mismos. Miramos a los ojos a todo aquello que sentimos y pensamos, las excusas que nos ponemos, los problemas que nos creamos. Observamos cómo aquello que intentamos esconder nunca se fue. No hay lugar para que se vaya. La única manera de lidiar con lo oculto es enfrentándolo. Haciendo consciente lo inconsciente, como diría Jung. Un viaje muy interesante hacia el centro de nuestra propia psique.

Todo aquello que tratamos de esconder acaba volviendo de una manera u otra, sea emocional o físicamente. Al ser Escorpio un signo de agua, esto nos ayuda a que las emociones y los sentimientos fluyan y salgan. Puede que creamos que llorar y sentir dolor es “malo”, pero en realidad el poder sentir algo tan profundo nos recuerda que estamos vivos, y que la vida es una sucesión de experiencias y momentos que sirven para hacernos evolucionar y crecer. El Amor es el motor que lo mueve todo. Si amamos lo que hacemos la creatividad fluye. Pero el dolor, la frustración, también pueden ser la chispa perfecta que haga arder el fuego del deseo. ¿Deseo por qué? ¿Qué nos apasiona? Todo en esta vida puede ser un guía si sabemos percibir la realidad desde nuestro centro. Todo pueden ser señales que apunten hacia el camino que intuitivamente estamos trazando.

Será una luna intensa y poderosa. Puede que sintamos todo demasiado, que estemos sensibles, que nos enfademos o entremos en estados de melancolía y tristeza profundos. No intentes evitar estos sentimientos sólo porque quieras aparentar ser fuerte. Los verdaderos guerreros del alma son aquellos que abrazan la vulnerabilidad sabiendo que todo son ciclos, y que de todo se aprende. Si tienes que llorar, llora. Si tienes que gritar y bailar, hazlo. Siempre con respeto hacia los demás, pero primero, respeto hacia ti mismo.

A Escorpio se le asocia también con la sensualidad y con la sexualidad. Yo no lo veo sólo como una relación con otros, sino como la relación más sagrada e íntima que uno puede tener consigo mismo. Es un momento perfecto para nutrirnos, para sentirnos vivos, para dejarnos llevar por los placeres que asoman de vez en cuando y por lo que muchas veces nos sentimos culpables. Es hora de enfrentar la raíz de estos hechos; ¿Por qué tanta culpa y tanta vergüenza?

Este ciclo que comienza nos lleva al inframundo de nuestra psique, nos lleva a bucear en el subconsciente de nuestro ser, a avanzar en la oscuridad. No significa que no tengamos miedo, sino que aunque lo tengamos seguimos adelante. No significa que la vida sea solo momentos felices, sino que aceptamos que la tristeza y la felicidad son parte de la misma realidad.

Lo sabes. Lo sabemos muy dentro de nosotros mismos. En las profundidades de nuestra psique, mente, corazón, ser. Lo sentimos en el alma, en la sangre que recorre nuestras venas. Cuando te acuestas por la noche, antes de dejarte ir al mundo de los sueños, lo sabes. Lo sientes. Lo percibes. Sabes perfectamente qué quieres, sólo debes aprender a darte permiso para escucharte. Ahora es el momento de reconocerte. Acordarte de ti. Sentirte. Amarte.