Nataraj Express

Journey to the Self


Leave a comment

Dejar ir

Las partes de nosotros mismos que ignoramos aún sabiendo que existen, no desaparecen. Nada desaparece realmente, sólo se transforma…

Si somos capaces de comprender esta información a través de la experiencia encarnada, en realidad ya no nos harían falta ciertos métodos y herramientas que en algún momento del camino nos fueron útiles.

Agradecida a la innata capacidad humana de poder ver, percibir, conocer, experimentar, saber y luego decidir. Pero sólo si nos tomamos el tiempo y nos damos permiso para seguir siendo en constante cambio y movimiento. La lección está en saber usar lo que tenemos sabiamente, y dejarlo ir cuando su propósito se ha cumplido. Perder esa parte de nosotros mismos, es entender que nuestra identidad estaba atada a unos parámetros externos, superpuestos a nuestras creencias internas.

Dejar ir… La eterna lección.


Leave a comment

Una respiración más

En el proceso de ser, me pregunto, qué debo hacer?
.
Y allí está la trampa… Hacer, hacer, hacer.
.
Cuando me encuentro frente a frente con el vacío de no saber cómo avanzar, ni cómo estar quieta, volver a mi respiración es lo que me salva.
.
Esos breves instantes en los cuales me concentro en inhalar y exhalar, crean un abismo de silencio interior, que no me da miedo. Me propone un espacio en el que crear desde el centro de mí misma.
.
Y respiro… Y dejo ir de la idea de tener que estar haciendo algo todo el tiempo para sentirme digna de esta existencia.
.
La vida es así, con sus ciclos. Unas veces sabemos qué queremos, y cómo conseguirlo. Otras veces, debemos nadar en lo desconocido. Ser valientes y aguantar en la oscuridad, que al fin y al cabo es la misma que nutre la
semilla bajo tierra.

.

Ser. Nada más por una inhalación. Nada más por otra exhalación. Y al abrir los ojos, en un ‘ahora’ de algún tiempo, puede que tengamos la respuesta que buscábamos, o puede que no necesitemos buscar más.
.
Ser. Una respiración más.


Leave a comment

Luz

.

A veces me encantaría ser como un girasol, toda la vida mirando hacia la luz.

.

Pero hay algo mágico y transformador en aceptar nuestra oscuridad, en sumergirnos en el inconsciente más profundo donde los símbolos y arquetipos inmortales viven.

.

Es en esa oscuridad donde comenzamos a apreciar la luz propia, sin necesidad de una luz externa. Y así podemos convivir en paz en la luz, la oscuridad y en las sombras, entre ambos, siempre en equilibrio. Lo interno y lo externo. Lo efímero y lo inmortal. Lo humano y lo divino.

.

Todo es sagrado. Cada respiración. Cada instante.


Leave a comment

Juntos

.

Es este constante comparar que le roba el momento a la vida.

.

Comparar lo que es con el pudo haber sido, comparar el soy con el quiero ser.

.

Dibujamos nuestras vidas con bolígrafo pensando que cuanto más permanente sea el límite, más control ejerceremos, sin darnos cuenta de que la vida no es esa línea, ni siquiera es el color de la cual la rellenamos, sino el observar y sujetar el pincel en sí. El pintar en sí, el proceso, el camino.

.

Cada uno artista co-creador de su pasado, presente y futuro.

.

Cada día miro alrededor y siento agradecimiento por la historia que me creo mía, esta vida que es eterna, mientras yo sólo soy unas cuantas respiraciones en su infinito ciclo.

.

Cada día miro alrededor y también siento dolor, porque veo cómo otros no comprenden que somos todos un solo océano. Cómo todos en realidad no lo comprendemos del todo, y seguimos poniéndonos antes a nosotros mismos y los nuestros.

.

No puedo dormir a veces sabiendo que soy injusta. Sabiendo que mis sentimientos se ciñen a historias que me he creído y aún creo. Sabiendo que en los momentos más mundanos, olvido lo sagradas que son cada inhalación y exhalación.

.

Sabiendo que otros sufren, y no soy capaz de tomar acción. Acción real, compasión en movimiento.

.

Somos gotas. Somos agua. Fluyendo, Conectando. Lo que uno es o haga, lo sentimos todos. Nos afecta a todos. Este camino lo andamos solos, pero lo construimos juntos.

.